iglesia santa maria mayor
La iglesia de Santa María se localiza en la parte meridional del espolón, en el espacio delimitado por la calle de la Iglesia y la calle Tras la Iglesia.
Edificio de mampostería con sillares en las esquinas, de una sola nave con cuatro tramos más el presbiterio, en el que se diferencias varias fases constructivas. 
El edificio original era bajomedieval, posiblemente del siglo XIV. Era de testero recto y tenía menor altura que el actual y muros con una mampostería de piedra más pequeña e hiladas más regularizadas. Tenía cubierta a doble vertiente, posiblemente de madera, una sencilla portada abierta en la fachada meridional (lado de la Epístola); esta constaba de un arco de medio punto con champrana e imposta moldurada, que remarcan el perímetro exterior del arco y el límite con las jambas, también de sillera. La iglesia tenía un portegado, del que se conservan las ménsulas de la fachada sobre las que apeaba la estructura. Según todos los indicios, el templo medieval carecía de torre campanario, siendo altamente probable que existiera una espadaña a los pies. 
En el siglo XVII se recreció el templo, manteniendo su altura y longitud. La nave se cubrió mediante bóveda de medio cañón con lunetos, decorada con esgrafiados que forman diseños de gallináceos y un gato atigrado con la lengua fuera; en el presbiterio se acentúa y enriquece la decoración; sobre el intrados hay una imposta barroca decorada con relieves de angelotes y temas de rocalla. Se clausuró la entrada original, abriendo otra en los pies, adintelada y sumamente sencilla. En esta o en otra fase posterior se construyó el coro alto; en sucesivas ampliaciones se construyo la sacristía y una capilla abierta al lado de la Epístola y la torre de planta cuadrada y con dos vanos por lado para las campanas. Al exterior, presenta fábrica de mampostería, salvo elementos constructivos, que son de cantería.
 
 
Restos muebles asociados
Pila de agua bendita, realizada en el siglo XVI.